La recogida selectiva mejora 2,4 puntos y alcanza el 42,04 % en la mancomunidad de Debabarrena

27/02/2017
La Mancomunidad de Debabarrena ha continuado mejorando sus porcentajes de recogida selectiva en 2016 y ha alcanzado el 42,04%, superando en 2,4 puntos porcentuales el 39,66% obtenido en 2015. Si analizamos el dato por municipios, los mejores resultados los obtienen Eibar con el 46,57%, Elgoibar con el 44,63% y Mallabia con el 45,54%.

La Mancomunidad de Debabarrena ha continuado mejorando sus porcentajes de recogida selectiva en 2016 y ha alcanzado el 42,04%, superando en 2,4 puntos porcentuales el 39,66% obtenido en 2015. Si analizamos el dato por municipios, los mejores resultados los obtienen Eibar con el 46,57%, Elgoibar con el 44,63% y Mallabia con el 45,54%. En estos tres casos, el porcentaje está por encima de la media de la Mancomunidad y se sitúa muy cerca del objetivo del 50% que Europa fija con carácter obligatorio para el 2020. Como dato significativo cabe subrayar que, en los últimos cinco años, Debabarrena prácticamente ha duplicado los resultados de la recogida selectiva, pasando del 22% en 2012, al 42,04% en 2016.

Arcadio Benítez, presidente de la Mancomunidad, valoró estos resultados señalando que “las cifras son buenas pero hace falta concienciarse y participar más para alcanzar los objetivos que fija Europa”. Asimismo, señaló que los principales objetivos son acelerar el ritmo de la recogida del bioresiduo y envases e impulsar la reducción de la fracción resto. En esta línea, anunció que la Mancomunidad tiene prevista la extensión del contenedor gris a todos los municipios a lo largo de 2017, para reducir la fracción resto a los materiales no reciclables. Para conseguir este objetivo, está previsto el desarrollo de una campaña de información y concienciación ciudadana.

Si se analizan los datos de recogida, se observa que ha aumentado el volumen de residuos gestionado que pasa de 29.108 a 29.734 toneladas. Este incremento es debido probablemente a la mejora de la actividad económica y el consumo. A pesar de ello, el resultado de la recogida selectiva mejora en mayor proporción, pasando de 11.312 a 12.061 toneladas. La consecuencia es que, pese a que el volumen de residuos gestionados aumenta, la fracción resto recogida en masa disminuye ligeramente y pasa de 17.564 a 17.233 toneladas.

Por materiales, el bioresiduo que en 2014 se convirtió en la primera corriente de residuos de la recogida selectiva, gracias a la implantación del 5º contenedor, continua manteniendo esta posición, con 3.392 toneladas. Por meses, la media es de 282.744 Kgs. de materia orgánica, casi 20.000 más de los que se recogían en 2015. De cada 3,5 kilos recogidos selectivamente uno es de bioresiduo. Por municipios, destacan los resultados de Eibar y Mendaro, con 64,89 y 57,94 kgs. respectivamente de materia orgánica recogidos por persona y año y el de Mallabia que llega a los 77,91 Kgs.

En el resto de las fracciones, destaca la mejora de la recogida selectiva de papel que pasa de 3.003 a 3.165 toneladas. Este fuerte incremento trae causa de la mejora en la actividad económica y el consumo y de la ampliación de los servicios de recogida en varios de los polígonos industriales de la mancomunidad. El vidrio se mantiene estable, con un ligero aumento y pasa de 2.024 a 2.076 toneladas recogidas en 2016. Por lo que se refiere a los envases, se produce un ligera disminución pasando de 1.046 a 963 toneladas.

Si ponemos estos datos en relación con el número de habitantes, la generación de residuos por habitante y año, en 2016, fue de 407, 24 Kgs. frente a los 398,73 del año anterior.

A pesar de los buenos resultados conseguidos, el ritmo de crecimiento de los últimos años se ha ralentizado: en 2013 creció siete puntos respecto al año anterior, en 2014 fueron seis, en 2015 4 y en 2016 no ha llegado a 3 puntos. La causa hay que buscarla en la dificultad de seguir avanzando y reducir cada vez más la fracción resto no reciclable. Precisamente por ello, en 2017 la mancomunidad va a apostar por la extensión del contenedor gris a todos los municipios, eliminando paralelamente los contenedores de resto. De esta manera, se pretende que las fracciones reciclables sean depositadas en sus respectivos contenedores y que únicamente los residuos no reciclables se depositen en el nuevo contenedor gris, que dispondrá de chip para controlar el adecuado uso del mismo. Los nuevos contenedores, junto con el potencial existente todavía en la recogida del bioresiduo y el dato obtenido en diciembre en Eibar (49,76%) señalan el objetivo a que, con la participación de todos es posible alcanzar en 2017.

Añade un comentario

Tienes que estar identificado para poder comentar. Puedes hacerlo mediante tu cuenta de Twitter. A continuación tu comentario será moderado.