Clausura definitiva del vertedero de Urruzuno, un hito histórico en la comarca

02/06/2022
Iosu Arraiz, presidente de la Mancomunidad: “Con el sellado definitivo del vertedero de Urruzuno, hemos conseguido un gran hito histórico en la comarca: podemos decir que ya no queda ningún vertedero en Debabarrena, y que apostamos firmemente por la recogida selectiva a favor de modelos más sostenibles que abogan por dar una segunda vida a los residuos”.

La zona 1 del antiguo vertedero de Urruzuno se clausuró en 2013, y el año pasado, en julio del 2021, la Mancomunidad dio comienzo a los trabajos de sellado de la zona 2, ubicada junto al río Aranbeltz, cerca del Polígono Albitxuri de Elgoibar. El objetivo era claro: poner fin a la era de los vertederos en la comarca y reparar la biodiversidad del entorno.

Iosu Arraiz, presidente de la Mancomunidad, ha señalado ante la prensa que “el sellado definitivo del vertedero de Urruzuno supone un gran paso adelante para toda la comarca, un avance hacia modelos de gestión de residuos más sostenibles. Este domingo 5 de junio se celebra el Día Internacional del Medioambiente y son acciones como estas las que nos convierten en agentes activos del desarrollo sostenible”. Ha continuado subrayando que “no necesitamos vertederos, y hemos clausurado el último que quedaba en la comarca con todas las medidas de control. Cada vez generamos menos residuos no reciclables y tenemos que poner el foco en la recogida selectiva para dar una segunda vida a los residuos. Desde la Mancomunidad continuaremos mejorando nuestros servicios e impulsando la implicación de toda la ciudadanía y diferentes agentes de la sociedad para fomentar la recogida selectiva en todos los municipios de Debabarrena, ya que es la única manera de que la comarca avance hacia la sostenibilidad”.

 

Doble objetivo: evitar la contaminación del arroyo Aranbeltz y recuperar la biodiversidad

Aunque la zona 2 de Urruzuno no recibía residuos desde 2007, las aguas pluviales solían pasar por la zona del vertedero y se producían lixiviados (aguas contaminadas) que podían desembocar en el arroyo Aranbeltz.

Tal y como ha explicado Asier Lekube, gerente de la Mancomunidad, “con el sellado definitivo del vertedero se han instalado capas geosintéticas para evitar contaminar el arroyo, y también una red de recepción de gases, con el fin de reparar y preservar la biodiversidad del entorno”.

Las obras de sellado de la zona 2 del vertedero se han realizado por fases, con todas las medidas de control pertinentes.  “A principios de 2021 se realizaron los trabajos previos a las obras como el Informe Preliminar del Suelo, el control topográfico, las analíticas de las aguas subterráneas y lixiviados y el análisis de los gases, con el fin de garantizar y superar todas las medidas de control para el correcto cierre del vertedero. Y en julio del 2021 comenzaron las obras para el sellado definitivo del vertedero de Urruzuno. Una vez finalizadas las obras se ha plantado vegetación para recuperar la biodiversidad del entorno”.

Nueva utilidad a la zona

Finalizadas las obras de sellado de la zona 2 del antiguo vertedero de Urruzuno, se ha construido una solera de hormigón para utilizar el lugar como almacén de materiales de la Mancomunidad, donde los camiones y las furgonetas puedan desenvolverse con comodidad y puedan realizar las labores de logística necesarias.

El coste total de las obras ha sido de 1.441.117 euros, IVA incluido.

 

De izquierda a derecha: Abel Olaizola, concejal responsable de la Mancomunidad en Soraluze, Iñaki Arregi, alcalde de Mendaro, Asier Lekube, gerente de la Mancomunidad, Iosu Arraiz, presidente de la Mancomunidad, e Igor Agirre, alcalde de Mallabia.

Añade un comentario

Tienes que estar identificado para poder comentar. Puedes hacerlo mediante tu cuenta de Twitter. A continuación tu comentario será moderado.