Comienza la fase de diagnóstico para evitar el desperdicio alimentario en los comedores de la comarca

29/09/2022
Iosu Arraiz, presidente de la Mancomunidad: “este proyecto piloto es uno de los primeros que se realizan en torno al despilfarro alimenticio en los comedores públicos de la CAV, por lo que se puede decir que la Mancomunidad y el Complejo Educativo de Eibar han abierto una nueva vía de trabajo para disminuir el desperdicio de alimentos y sus consecuencias negativas. Esperamos que este proyecto sirva de base para dar los pasos necesarios en un futuro próximo”.

La Mancomunidad de Debabarrena y el Complejo Educativo de Eibar se suman al Día Internacional de Concienciación sobre la Pérdida y el Desperdicio de Alimentos y han presentado ante la prensa el proyecto que están desarrollando conjuntamente para evitar el desperdicio alimentario en la comarca.

Iosu Arraiz, presidente de la Mancomunidad, ha explicado que “una de las líneas de trabajo de la Mancomunidad es fomentar prácticas sostenibles en la comarca a través de los servicios que ofrecemos. Por eso, desde el punto de vista de la gestión selectiva de residuos, tenemos claro que el mejor residuo es el que no se genera, y después, el que se recicla selectivamente. Según la ONU, una quinta parte de toda la comida del mundo acaba en los cubos de basura de los hogares, restaurantes y otros servicios alimentarios. Es por eso que hemos querido colaborar con el Complejo Educativo de Eibar para estudiar el despilfarro alimentario en los comedores de Debabarrena a través de este proyecto piloto, con el fin de asentar las bases para abrir un camino hacia la implantación de prácticas basadas en la economía circular y en la reducción de los residuos que se generan en todos los comedores públicos y privados de Debabarrena”.

Arraiz ha terminado su intervención subrayando que “este proyecto es uno de los primeros que se realizan en torno al despilfarro alimenticio en los comedores públicos de la CAV, por lo que desde la Mancomunidad y el Complejo Educativo de Eibar nos sentimos orgullosos y orgullosas de abrir una nueva vía de trabajo para disminuir el desperdicio de alimentos y todas sus consecuencias negativas para el planeta y las personas”.

Objetivo: asentar las bases para prevenir el despilfarro alimentario en los comedores

Uxue Zabaleta, coordinadora del programa Agenda 2030 en el Complejo Educativo de Eibar, ha subrayado que “se requiere de una transformación de los sistemas alimentarios para garantizar la seguridad alimentaria, la calidad nutricional y la salud pública de las generaciones actuales y futuras, es por eso que ponemos en marcha este proyecto piloto en torno al despilfarro alimentario”.

Zabaleta ha explicado que el principal objetivo del proyecto piloto es “asentar las bases para prevenir el despilfarro alimentario en los comedores públicos y privados de Debabarrena, de manera que contribuyan a la consecución del objetivo de la comarca de reducción un 10 % la cantidad de residuos generados”.

Además, el proyecto también quiere concienciar a la comunidad educativa sobre la economía circular y la problemática del despilfarro alimentario, a la vez que impulsar y apoyar un conjunto de actuaciones concretas encaminadas a prevenir y reducir la cantidad de alimentos que se despilfarra a lo largo de la cadena de producción, suministro y consumo de alimentos en Euskadi en el marco del Plan de Actuaciones frente al Despilfarro en Euskadi.

Comienza la fase de diagnóstico

Tal y como avanzó la Mancomunidad a principios de año, se realizará un diagnóstico para medir y cuantificar el desperdicio en la cocina y comedor del complejo y después se desarrollará el plan de acción para evitar el despilfarro alimentario.

En un principio, estaba previsto realizar el diagnóstico durante el mes de mayo, pero vistas las alteraciones en los hábitos de las personas usuarias del comedor debido al periodo de exámenes y el final del curso, el análisis se ha retrasado a otoño para poder obtener datos más ajustados a la realidad y comenzará en octubre.

El diagnóstico se realizará en el comedor del Complejo donde desayunan, comen y cenan 200 personas, la mayoría alojadas en la residencia. Las mediciones se realizarán tanto en la cocina como en el comedor y el análisis se realizará durante las tres comidas del día, los 7 días de la semana, para conocer la situación del posible despilfarro en distintos menús y las distintas condiciones ambientales. Las entidades Enraíza Derechos y Oreka se encargarán de llevar a cabo el diagnóstico ya que ambas forman parte de la Plataforma de Euskadi contra el despilfarro.

Tras finalizar la fase de diagnóstico, se realizará un plan de acción para reducir el desperdicio en los próximos años y el Complejo Educativo de Eibar y la Mancomunidad llevarán a cabo una propuesta de un sistema para la redistribución y revalorización de los excedentes y de acuerdo con lo recogido en la “Guía orientativa para la donación de excedentes alimentarios en Euskadi”.

Añade un comentario

Tienes que estar identificado para poder comentar. Puedes hacerlo mediante tu cuenta de Twitter. A continuación tu comentario será moderado.